QUINSONNAS

CABALLERO

 

Postrándome solemne de rodillas

resulto ante tus pies un fiel vasallo

y alzándote en mi reina, de soslayo,

indagas por mis ojos a hurtadillas.

 

En público me nombras caballero

jurando mi abolengo con tu espada

y tímida a la vez que recatada

controlas tus instintos con esmero.

 

El duro protocolo así cumplimos

y juntos sujetamos los orgullos

pensando en los eróticos murmullos

de todo lo que anoche nos dijimos.

 

Iguales nos besamos, aun distantes,

¡Un siervo y una reina siendo amantes!

 

 

Comentarios1

  • yosoyelquesoysiempre

    Amigo apreciado y dilecto, QUINSONNAS, poeta connotado.
    Hermoso y particular soneto. Lo bordaste con el súmmum de la BELLEZA. Sin un ápice de duda, conoces muy bien este arte.

    Te felicito y aplaudo sonoramente con redobles de cientos de tambores.

    Tu amigo incondicional y por siempre.

    Jaime Ignacio Jaramillo Corrales
    Condorandino.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.