Julián Valdés Vásquez

Sed de ti

Esparcida penumbra nocturna

conmocionada por la soledad,

no hallo conmigo tu mocedad,

tu mirar de lila taciturna.

 

Osadas mis palmas a la holgura,

trépido tu cuerpo ausente,

alumbra álgido tu sombra inerte;

fragancia ébano jovial fulgura.

 

Fugitivo sueño se desprende

embriagado ante ti y el desespero,

mísero bajo el alba espero

el bálsamo que en tu seno se suspende.

 

¡Ven! ¡Aquieta esta sed de ti!

esta avidez de sentirte mía,

ciñe el cinto de tu piel erguida,

concédeme tus labios de carmín.

 

Deja mis cuencas somnolientas,

el necio ansío de dormir contigo,

furtivo trance yace tras tu abrigo,

agridulce pena que mi amor lamenta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.