Frögel Franco

Nápoles

 

Solo, mirando el cielo eterno

La bella noche está estrellada

Siento que me invaden mil nostalgias

Es mi alma, que al pasado se haya atada

 

Nápoles, anhelo de mi espíritu

Mi tierra, mi cuna, mi baluarte

Mi vida, mi afán y mi ilusión

¡Cómo sueño en ir a contemplarte!

 

Nápoles de mi madresita santa

De aquella, mi juventud dorada

Recordándote, mi pena se agiganta

Pues aún no olvido a mi mujer amada

 

Lejos suyo mucho más la extraño

Y lloro aquella triste despedida

Y sé que ella también suspira

Recordando mi amarga partida

 

Solo, mirando el cielo eterno

La noche de nubes se ha cubierto

Yo tan triste, preso de este averno

Soy un velero que se marchó del puerto



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.