Frögel Franco

Déjame volver

Me colmé de valor esta mañana

Salí saltando hasta tu casa

Grité tu nombre por la ventana

Y todo el mundo oyó mi voz enamorada

 

Enseguida te asomaste en tu balcón

Arrodillado dije que te amaba

Con el corazón apretando mi garganta

Mientras tú, una sonrisa me regalabas

 

De prisa saliste a recibirme

Me besaste con pasión infinita

Y llorando de alegría dijiste

-Soñé mil noches con este día-

 

Abrazándote con toda el alma

Sentí como que de mí te alejabas

En tanto que oía un extraño golpeteo…

Era la llovizna salpicando mi ventana

 

¡Oh! la tan injusta realidad

Déjame volver un minuto más

Cierra mis ojos para volver a soñar

Déjame volver y no despertar jamás



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.