José Esparza

Mujer

En el cielo resplandecen tantas estrellas

como chispas de luz de luna al anochecer.

A veces las veo y quedo impresionado

de lo que causan en mi corazón y en mi alma.

Y me pongo a pensar si estas representan

cada mirada que me das,

cada segundo que me encuentras,

cada armonía que te escribo,

cada noche en la que te extraño,

cada amanecer que te pienso,

Pero me doy cuenta que todo haz de luz,

que en mis ojos se guardan en ese anochecer,

se tornan en algo hermoso como es tu imagen.

 

A veces les digo a las rosas que te susurren

cuanto te quiero y cómo lo hago.

No sé si ya te lo han dicho, o te has dado cuenta,

pero hoy quiero decírtelo como nunca antes.

 

Tan solo un minuto de tu tiempo me hace ser feliz,

y una eternidad se forma al no tenerte aquí.

Pero es que estas en todos lados, siempre conmigo,

cuando cierro los ojos y te sueño despierto.

 

Y prometo esperarte cada minuto que no estés,

por el resto de mi vida si es necesario,

porque algo en mi haz causado y no sé qué es.

Déjame vivir solamente si estás, y morir si no.

Porque eres el aire que me nutre cada día

y me hace crecer, y me hace vivir... mujer.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.