JoseAn100

La amante callada.

Cuando yo era un  niño pequeño,

había una pareja,

de la que todo el mundo comentaba,

lo bien que se llevaban.

 

Ella siempre fue su amante callada,

aunque primeramente fue su amiga sosegada.

 

Yo los veía pasear por el martillo de Luarca, 

agarrados de la mano,

al albor de la noche asturiana.

 

Ellos siempre se miraban,

ellos siempre felicidad irradiaban.

 

El era un hombre brillante, simpático y extrovertido.

Ella era una mujer callada, 

pero que le daba a el su templanza,

ya que era su amada.

 

Para él, ella era una Diosa,

a la que siempre que comparaba con alguién,

la otra persona salía malparada.

 

Cuando yo era más mayor,

el enfermó, 

yo fui a verlos,

sin embargo parecía cuando estabas con ellos,

que todo era armonía y alegría.

 

Pasaron dos duros largos años de larga enfermedad,

el nunca perdía su sonrisa,

incluso el último día.

contando chistes había estado.

 

Ella siempre estuvo con él,

dándole calma siendo su antigalerna,

contra todo tipo de inquietud o imprevisto. 

 

Al final cuando el murió,

ella sóla se quedo,

pero yo espero que se vuelvan a encontrar,

porque eran una pareja idílica y especial.

 

A veces,

cuando paso andando por el martillo de Luarca,

pienso en ellos,

en su imagen y en su risa compartida.

 

 

Comentarios3

  • Hada Marilyn

    Que bueno que hayas hecho de tus recuerdos una linda historia de amor.
    Saludos Josè

    • JoseAn100

      Muchas gracias princesa por tus comentarios.

      Un abrazo.

    • Jeovany Mikke

      que buena historia me gustó!!

      saludos cordiales

      • JoseAn100

        Muchísimas gracias, Jeovany.

        Saludos.

      • Edmundo Rodriguez

        Querido Amigo Josè ,
        Regalo del Gran Dios ,
        que conocieras esta bella pareja ,
        y hoy conocerla a travès de ti .
        Gracias .
        Un gran Abrazo .



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.