Fabricio Strain

Por ti, adorada



Por ti, Ita adorada,
Mi ser encontró su horma…
Mi ser como un zapato.
Y mis lúbricas hormonas
Segregaron arrebatos
Y el amor por fin tuvo forma.
¿Serían las feromonas?...
O esa aura dorada
Circundando tu cabecita
De radiante hermosura…
O quizá toda la ternura
Emanando de tu boquita
En cada palabra dicha.
En cada palabra, dicha…
Escuchándote yo hallaba.
Si te oyeras en mis oídos
Sabrías cuánto disfrutaba
De aquellos dulces sonidos…
Me sentía como alborada
De rubores y pajarillos
O como pacífica rada…
Pero ahora ya no brillo
Ni me fijo metas tan altas,
Como tu amor y sus tesoros,
Porque tanto me faltas
Y mucho más te añoro…
Que fuerzas no me quedan
Ni para desear la muerte…
Y de mis ilusiones ruedan
Las cabezas por el suelo.
Se ha terminado mi suerte,
Se han tallado mis cruces…
¡Tú no estás!...
Por eso mi alma hoy luce
Un melancólico duelo.
¡Nada más!

 

Comentarios1

  • gus_de_las_pampas

    Una especie de "coplas en verso blanco" y con algunas rimas. De ritmo excelente, mantiene una fuerte tensión discursiva. Un gusto de lectura ha sido. Mis saludos cordiales.

    • Fabricio Strain

      Pues, tensión siempre hay... especialmente, del tipo "hiper". Gracias por tu tiempo y comentario.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.