poetryman

NIEBLA

No hay arrepentimiento sin holgura

la próxima luna no me asusta sea roja/azul,

sea lo que Dios quiera, lo que quiera.

esta tarde en nada se parece a la

tarde en que Sócrates bebió la cicuta

o aquella otra en la que Cristo

fue inmolado, esta tarde es nocturna.

beso de arena, gota de agua, puñado de monedas,

solo sé que voy al encuentro de

de un sueño que me ha perseguIdo

desde siempre. Cristales roto. Luna menguante,

Tus ojos un mundo. Mis manos

una promesa. Seguiremos por la senda

sin volver la vista atrás.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.