José Luis

PIEL CANELA

 

A niña de piel canela,

el viento verde acaricia,

y la levanta la falda,

cuando juega con la brisa.

 

Jugando a la fuente llega,

donde la calandria bebe,

sorbitos de un agua clara,

y sorbos de un sol naciente.

 

- ¡En ramas del olivar,

hay una oliva que duerme!

 

Cuatro cabezas de caños

entre salen de su vientre,

y en los chorros de agua fresca,

lava la niña su frente.

 

Grita el aire dolorido

por la ladera que baja,

con cien cascos de una jacas

que doliente yerba arrasan.

 

-¡ No me digas que la yerba,

no llora cuando la rasgan.!

 

Azuzadas por el viento,

tienen sed y no reparan

en los gritos y lamentos

de la yerba machacada.

 

… En la fuente vieja beben

a lametones el agua,

mientras la niña acaricia

sus crines de nieve blanca.

 

La niña de piel canela,

de cara morena y guapa,

deja que sus jacas vean

su carita de gitana.

 

-¡La oliva siguió durmiendo

del olivar en la rama!

 

Comentarios3

  • Donaciano Bueno

    Te ha dado ahora por los romances, amigo José Luis. A primera vista parece que te salen facilmente de la mollera.
    Un abrazo

    • José Luis

      Así es Donaciano, pero hasta para el romance, hay que esforzarse, como para todos los momentos que nos da la vida.
      Gracias y un abrazo.

    • El Hombre de la Rosa

      Muy hermosos tus versos romanceros amigo José Luis
      Un placer haberte leido...
      Saludos de críspulo...
      El Hombre de la Rosa...

      • José Luis

        Gracias amigo mío. Me agrada tu presencia y tu buen decir, siempre amable.

        Un abrazo

      • Beatriz Blanca

        ¡Qué bello romance! te diría que está magistralmente escrito, es un verdadero placer estar visitando tu rincón poético.
        Un abrazo de reencuentro amigo.

        • José Luis

          Gracias , Beatriz. Tu presencia siempre es y será agradable.

          Un beso



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.