Simon Rodriguez

ELLA


La conocí una tarde
sin saber que hora marcaba mi reloj.
Tenía un corazón pequeño
Como el sol
mirándola en ese instante note sus
buenos pensamientos y nobles sentimiento

Su sonrisa amplia como el agua
de mirar
Frío como el cinco
y nadie más que yo para observarla
como un mes de mayo
sin saber porque
También era canción con notas repetidas.
Se bebía mis penas y acabo mis ansias.
Y en el vértigo de su cuerpo húmedo
traduje esta razón de pronunciar amor.
Esto de hablarnos me pareció cansado;
adentro de nosotros , hacia una fecha
en qué trazamos los primeros signos.
pero ella no los comprendió .
Y esa tarde
ya no fue mía
más no se sí será de otro
remato lo que suele pertenecer a otro
para llevarse su conciencia
Hablarle fue de mas e imposible
La tarde se vistió de noche
Y en la noche se marchó .

Más nunca la he vuelto a ver
como esta tarde sin marcar mi tiempo
Que triste tener que cobijarme
con una simple sábana
en una simple cama
En una simple noche.
Rosa - Cuerpo
Que te deje en el trópico
Cintura cimbreante
desbocado caballo noctambulo.
Tambor con piel de ébano .
No más juegos de labios
no más juegos de pestañas.
Se me fue la mirada
camino de estrellas a tu paso
Se nos fue la noche
Se nos fueron las pisadas.
Se nos fue
sólo comprendo que era igual a todas.
Olvide su piel, su risa, y su figura,,
y también me olvido.

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.