RICARDO V

MANO AMIGA

Cuando el sol cierre sus ojos

y las sombras no estén lejos,

la firmeza te abandone

como flecha del arquero

y todo te parezca extraño,

sujeta mi mano

y … trecho.

 

Cuando el tiempo sea tormenta

y se nublen los deseos,

las dudas te atenacen

con el nudo de los miedos

y todo te parezca extraño,

sujeta mi mano

y … trecho.

 

Cuando se espese la niebla

y te cale hasta los huesos,

o te falte la esperanza

que es el agua del sediento

y todo te parezca extraño,

sujeta mi mano

y … trecho.

 

Cuando te domine el llanto

de tristeza y desconsuelo,

te guarden bajo con su manto

y te impidan ver el cielo

y todo te parezca extraño,

sujeta mi mano

y … trecho.

 

Cuando te sientas herido

con las fieras al acecho,

no tengas fuerzas ni brío

de rodillas en el suelo

¡levanta que yo te guío!

sujeta a mi mano

y … trecho.

 

Comentarios1

  • kavanarudén

    Un gusto pasar por tu portal y leerte.
    Primera vez que te leo y me ha encantado, me ha gustado mucho. Leo en tu poema entrega, sinceridad, amistad verdadera, atención, libertad, disponibilidad.... Con tu permiso me lo llevo a mis favoritos mi amigo (permite que te llame así, pues lo siento)
    Un fuerte abrazo y aquí estoy a tu disposición si necesitas algo, si tienes alguna duda.
    Dios te bendiga. Un abrazo desde estas lejanas tierras italianas.

    Kavi



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.