Ludvaldo

SONETO DE PÍRAMO Y TISBE

Píramo y Tisbe, amantes ejemplares
cuya penosa historia triste evoco,
se amaron con amor que duró poco
por culpa de unos trágicos azares:

él la creyó del Hades en los lares
por culpa de una fiera, lloró a moco
tendido y, junto a un árbol, medio loco
su daga se clavó en los costillares;

murió porque se dio con mucha saña,
y ella, que de allí huyó de una alimaña
leonina y por lo tanto no había muerto,

volvió y al novio vio con el abierto
pecho sin vida, y a su vez, con maña,
se apuñaló y siguió a su amado yerto.

 

Osvaldo de Luis.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.