Lufso

Percepción del amor

Rosa de acero, perfume de espinas.

Suave torso de remolinos, camino indefinido.


Que impenetrable, que incierto, que injusto.


Y llega, y pareciera que trae, y pareciera que viene...

sin estribo y sin riendas, soltando amaneceres,

agachándose ante las nubes, saltando dolores.

Y arremete y se transforma en cascada,

y desfonda y perfora, se enraíza, suelta y abarca.

Primavera en los huesos, sangre fecundada.

Gran huésped, pira del alma fosforeces,

ardes, calcinas, ofuscas y ríes cristales.

Tormenta con brazos, olimpo en una copa

que eleva, que asombra, que asusta, que implora.

Y se va... y creerías que nunca, y pareciera mentira.


Caballo de acero, montura invisible.

Suave torso de remolinos, camino indefinido.


Que infranqueable, que incierto, que injusto.

Comentarios1

  • El Hombre de la Rosa

    Muy gratificante y hermosa la lectura de tu poema de amor amigo Lufso
    Saludos de amistad de Críspulo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.