Ludvaldo

SONETO A UNA CAPRICHOSA

Veleidosa Amarilis, caprichosa,

que de Filis desprecias la belleza

con más aturdimiento que cabeza,

no finjas: te sabemos envidiosa.  

 

No seas alocada y rencorosa,

no insultes imprudente y con presteza,

y afírmate segura en la certeza

de que a ninguna cedes en hermosa.  

 

¿No escuchas el clamor de aquellos cantos

de tus siervos, que loan tus encantos,

los versos fervorosos y encendidos
 

de tus admiradores tan rendidos

-jamás ninguna bella tuvo tan tantos-,

y sus lamentos, llantos y gemidos?

 

Osvaldo de Luis

Comentarios3

  • El Hombre de la Rosa

    Muy grata la lectura de tu hermoso poema de amor amigo
    Saludos de amistad de Críspulo

  • Ludvaldo

    Muchas gracias, amigos.
    Un saludo cordial.

  • Coty

    Es acaso la Filis de Belardo, la despreciada por esta envidiosa?

    • Ludvaldo

      Acaso.
      Gracias por tus comentarios, Cotita.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.