Silvia Patón Cordero

Quién fue

¿Quién fue?

 

¿Quién fue la primera en poseerte?

¿Quién la única que pudo gozarte,

si yo apenas logro el idolatrarte

sin obtener tampoco tenerte?

 

De esta forma ansiara retenerte

cuando con mis manos alcanzarte

es motivo por que soslayarte,

pues no me es lícito conocerte.

 

El pecado resta en convertirte

en razón de mi dulce agonía,

puesto que es en vano el eludirte

y eludir así tu cobardía.

 

Aun luchara por conseguirte

si viera en tu lejana apatía

que tu desdén es por reprimirte

a lo que has negado en gran cuantía.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.