//www.poemas-del-alma.com/

Duende del tiempo

Popea

Te ví naciendo en el vino

que escanciabame en los ojos

un futuro del color de tus últimas palabras.

 

La noche olía a catástrofe.

 

De las yemas de mis dedos nacía Afrodita…

pero en la copa no había espuma.

Iris inspirabame el presagio;

Eros dominó las nubes.

Durante trece meses no hubo sol.

Hubo luna.

 

“Júpiter la vió llorar a las puertas del oráculo…”

La noche olía a catástrofe.

 

Siempre creí entender el lenguaje del cielo.

 

En mi última conquista ví arte, en gélido fuego.

Gélidas llamas y te dibujé en el humo…

 

Una lágrima tuya inundó mi mano.

La canción de los aceros,

me recordó tus pies

descalzos,

el mar y mi sueño…

 

“Júpiter la vió llorar a las puertas del oráculo…”

Palabras de Iris,

cuando soñé que era Nerón.

 

Solo bastó que el cetro cayese,

para no verte nunca más.

 

Oh, Popea!