Ludvaldo

IN FRAGANTI (soneto)

Con ímpetu de toro te acometo,
 
de todos tus ropajes te despojo,
 
por las caderas ávido te cojo
 
y entre tus tersos muslos me entrometo.
 
 
Mostrándole al Altísimo irrespeto
 
blasfemo de placer cuando te arrojo
 
mi líquido blancuzco y luego flojo
 
se queda mi adminículo secreto.
 
 
Consigues de inmediato con tus mañas
 
vulpinas, con tus técnicas extrañas,
 
que el péndulo mentado resucite,
 
 
mas entra Juan gritándote \"¡me engañas!\"
 
\"¿Permite que le explique, Villacañas?\"
 
le digo, ¡y va el cabrón y lo permite!
 
 
Osvaldo de Luis