//www.poemas-del-alma.com/

Cyrene

A sorbos

A sorbos, tu tacto alojado en mi pecho,

tus muslos de fuego hambrientos

se pliegan a mi cintura en celo.

 

A sorbos, te absorbo y observo,

-a veces en silencio, te tengo-

aquí, en mis sienes, te pienso,

y en mis labios locos, el fuego de tu beso.

 

 

© I.M.M Todos los derechos reservados.