Ludvaldo

YO BEBO POR ANG√ČLICA LOS VIENTOS (soneto)

Yo bebo por Angélica los vientos
o cuescos de Cupido en fuertes rachas
y exclamo que me muero por sus cachas
haciendo esparajismos y aspavientos,
 
Yo voy por este mundo dando tientos
cegado por el as de las muchachas
jocundas, pizpiretas, vivarachas
e inicuas que ha cegado a mil seiscientos.
 
De víctimas de Angélica la turba
solemos a to quisqui dar la brasa
y oyéndonos la gente se conturba
 
de hartazgo y se defeca en dicha masa,
y Angélica entre tanto está en su casa
y chinga con su churri o se masturba.
 
 
Osvaldo de Luis