Mercedes Bou Ibáñez

Palabras de poeta

 

Palabras de poeta
Octonario

Pareados que riman en asonante,
los primeros hemistiquios no deben rimar
ni asonar entre ellos.

Tienen las palabras brillo/ cuando asoman por tu boca
hermosas, apasionadas.../ como novia en una boda.

Como el fulgor de la hoja/ del puñal que estrena filo,
como ese toque de luz.../ de los cuadros de Murillo.

Como la chispa de fuego/  en esos ojos de gata 
que sueña bajo la luna.../  con gatos de porcelana.

Como los ojos del niño/ cuando recibe su paga,
o relámpago del flash.../ cuando ilumina tu cara.

Palabras otrora vagas/ en tus labios diligentes,
palabras de luz vacías.../ en antorchas las conviertes.

Afloran como torrentes/ palabras que ya marchitas, 
al calor de tu tintero.../ les es devuelta la vida.

Como la luz de lucero/ tu palabra en verso brilla
en tu corazón se mece.../ y tu pluma la prodiga.

Llegando a los corazones,/ nutriéndolos con la savia,
que derramas con el flujo.../ del candor de tu mirada.

Palabras que llevan llave/ que abre oxidadas cancelas,
cumpliendo con tu misión.../ de haber nacido poeta.

-Es el poeta un gran mago/ transformando las palabras,
a siniestras y macabras/ les lanza con fuerza un rayo
y las vuelve enamoradas-

 Bendita poesía

https://youtu.be/zpduOw4MzmE

Declamada por Kapirutxo
(Agustín Satrústegui Maetzu)

Quintetos octonarios
Rima primer hemistiquio en ABABA
y segundo en BABAB
y el verso del segundo hemistiquio
rima con el primer hemistiquio del verso siguiente.

Fuiste para mi delicia/ cuando te supe encontrar,
echó mi pluma a volar/  con esa tu luz que inicia
y ese sueño que acaricia/  las almas en su llorar,
volviendo por ti a soñar/  despertando a la codicia,
de extraer con avaricia/  lo mejor del verbo amar.

Soñares crean a cientos/  la música que interpretas,
las melodías secretas/  los mágicos sentimientos,
el fluir de los pensamientos,/  filosofías inquietas,
sueños de viejos poetas/  y amores que cruzan vientos
dejando atrás los lamentos/  como fugaces cometas.

Cuando me angustia el dolor,/  si la lobreguez me alcanza,
yo pongo en ti la esperanza/  y elevo al cielo un clamor
que me devuelve el ardor,/  alejando la amenaza
que con furor me atenaza/  y con tu furia y rigor
me devuelves el vigor/  que refuerza mi coraza.

Imagen de luz fugaz/  del amor halagadora,
con tu luz abrumadora/  poesía eres capaz
de inundar almas de paz,/  esas que no ven la hora
pensando que se demora/  su tiempo del verbo amar
y tú las haces vibrar / con tu magia versadora.

Por vivir, viví espantada/  sin saber nunca el porqué,
hasta que no te encontré/  no fui cabeza sentada
y fuiste tú la enramada/  donde mis sueños colgué
al fijarme en ti dejé/  mi existencia solapada
quedando por fin zanjada/  la ruin vida que llevé.

Bendita tú, poesía,/  eres del amor sendero
eres la luz del lucero,/  la luz que mis pasos guía,
¡quién ilumina mi día! ¡quién a ritmo de bolero
o simplemente un “te quiero”/  escrito con alegría
rellenas el alma mía/   alejando el desespero.

Mercedes Bou Ibáñez