//www.poemas-del-alma.com/

Jose Luis Santiago

EL ORACULO Y LA PROFECIA

 

Un constructor se sometía

al arquitecto y sus dibujos

que el obrero no entendía

considerándolo cosa de brujos

debido a la ignorancia y sus influjos

 

en oráculos Dios daría

sus planes más lejanos

en báculos de profecías

a sus servidores cercanos

con símbolos llenos de arcanos

 

Mayas, indios americanos

obsesionados con el tiempo

en su calendario meridiano

adelantaron acontecimientos

desprovistos de precisos instrumentos

   

los tecnológicos inventos

que por antiguos se anunciaron

son de muchos su contento

y solo a pocos revelaron

los secretos que se ocultaron

 

es de Sibila su convento

una cueva muy sencilla

en la que anuncio el nacimiento

del hijo de Dios sin mancilla

que ensalza a los que se humillan

 

el trono es una silla

y el futuro es vaticinado

por pocos que ven la trilla

en el tiempo adecuado

que con precisión Dios ha planeado

 

el sabio que anonadado

y el mundanal ruido

en su mente lo ha apartado

se le despiertan los sentidos

que descifran lo escondido

 

con conocimientos resarcido

y plenamente satisfecho

cohibido, recibe lo merecido

sereno, adquiere el derecho

de ese al que se le adelantan los hechos

 

si durmiendo en un lecho

y en sueños recibes visiones

que en el futuro has rehecho

con sucesos, sus interpretaciones

es que te adelanta Dios sus acciones

 

recibiendo estas bendiciones

tu fe en Dios se afianza

dándote el sus lecciones

que te llenan de esperanza

alcanzando su bienaventuranza

 

entonces Dios te lanza

a pruebas contundentes

que las pesa en su balanza

que muchos no la entienden

ya que a si mismos ellos se mienten

 

la verdad es la simiente

que debe ser brotada

con palabras consecuentes

de la falsedad liberadas

y en contundencias coronadas

 

el alma que esta alejada

del mundo y sus amigos

en conocimiento es iluminada

escucha tú, esto que te digo

la vanidad es tu peor enemigo

 

si Dios esta contigo

con la profecía, su báculo

recogerás espigas de trigo

y con extravagantes oráculos

asistirás a secretos cenáculos