//www.poemas-del-alma.com/

felix rizo

Nocturno 11

Ni sombras ni oscuridad

Podrán jamás detener

El lamento de la noche

Noche que se lanza oculta

Sobre las calles vacías

Logrando que la distancia

Se revuelque en las penumbras.

 

La luna que brilla seca

Por la nueva transparencia

Se recuesta bajo un árbol

A reposar su silencio

Y es el mundo un espectáculo

De formas sin extensiones,

Y de paredes sin ecos...

 

Más arriba, bien arriba,

Luz marchita en las estrellas

Miran con sus caras viejas

Hacia el fondo de la tierra.

Noche oscura, larga y ciega.

 

Nadie podrá detener a la noche

En su camino.

Noche bruja selva vidrio

Que se mete poco a poco

Por las vigas de madera

A componer una noche

Noche oculta entre tinieblas...

 

Noche que enciende cocuyos

Elevando sus deseos

De esconder otro recuerdo

En la visión de algún sueño.

 

Ah noche, noche de anoche

Nadie podrá ya jamás

Soplar tu cuerpo fantasma

Para borrar el camino

Viento y polvo

molde y huella;

Camino senda en las sombras

De esta oscura noche viuda

Fría noche de diciembre.