//www.poemas-del-alma.com/

Poeta al atardecer.

CAMPOS LIMPIOS.

    CAMPOS LIMPIOS.

Cómo diamante en tus hojas el rocío,

pende en la pureza del otoño dormido,

entre luz y parras bosteza entumido,

 el tímido abril con su aliento frío.

 

Mis campos exhiben altivo al roble,

luciendo su barba de líquenes añosa,

dice la montaña de su árbol orgullosa,

ningún viento quiebra a éste mi noble.

 

Cristalino el río serpentea  el valle,

alimenta al campo de esperanza,

aguas puras son gran enseñanza,

fruta sin dinero vende por la calle.

 

Para que no falte la bendita provisión,

el fruto de la tierra al hombre digno

honra es a la vida el corazón benigno,

manos sembradoras de buena acción.

 

Es canto sagrado del campo su gente,

la benignidad que el hombre abriga,

sin verbos ni letras que pluma escriba,

el bien del alma es invisible fuente.

 

Desde aquí me aparto de los males,

guardando la pureza cristalina de mi río,

y cuidando de la vida éste gran desafío,

no unirme nunca a yugos desiguales.

 

Enseño mi mano siempre limpia y tendida,

por si encuentro hermano, o fiel amigo

pura no sería si la comparto al enemigo,

o si la otra mano llevara arma escondida.

 

Juntos van y vienen el amanecer y el alba,

de la mano viajan nubes, lluvias y vientos,

pero nunca irá unido a la dicha el lamento,

ni en mismo tren irán juntas la ira y la calma.

 

Poeta al atardecer

Abril de 2021.