//www.poemas-del-alma.com/

JAVIER SOLIS

ÉSA FLOR, PEQUEÑA FLOR.

Esa flor que una tarde vi

En el jardín de la soledad

Mi triste vida cambió

En dulce sueño la convirtió

 

Era tarde ante el desolado mar

Los albatros volaban tristes

Y las olas parecían llorar

Quizás sabían que ella iba a partir.

 

Entre las oquedades del tiempo

Azuzada por el  llanto

Del jardín de su amor

Una pequeña flor me entregó.

 

El tiempo alocado trotó

Queriendo enterrarla en el olvido

Pero esa flor en mi alma se quedó

En silencio su aroma me habla.

 

Esa flor, pequeña flor

Rompió mi soledad, la llenó de candor

Lo colmó de ternura y calor

Y escondida me llena de amor.

 

Esa flor, pequeña flor

En mi corazón la cultivé

En mi alma se fundió

Y jamás marchitó

 

Esa flor, dulce y pequeña flor

En los pliegues del tiempo se quedó

Con agua de mis ojos la regué

Con llantos del cielo, y jamás marchitó.

 

Lima, abríl 7 del 2021

DERECHOS RESERVADOS