Toki (Carlos Eduardo Felipe)

Deja que la poesía siga

 

 

hasta morir,

 

ella me salvará de este dolor intenso

 

24/7.

 

 

No la detengas

 

ni de día ni de noche,

 

las heridas irán cicatrizando

 

el cielo volverá a ser azul.

 

 

Que continúe

 

fuerte, delicada, sutil, sorprendente,

 

como eras tú,

 

ay, nuestro amor iluminado, tierno, estremecedor.

 

 

Deja que la poesía siga,

 

me hace sentirla, verla sonriente, cariñosa,

 

 

sin parar.