//www.poemas-del-alma.com/

Septimo Cielo SC

AYLA (DEDICADO A LOS PAPÁS)

La vida se remonta a un origen

en donde poder respirar ya era ser felices,

dar el pecho era herencia de raíces

y caminar erguido se hacía posible.

 

La vida y su ecuación de emociones,

con tu hija en brazos y tú entre tensiones.

Felicidad se resume en ver sonreír a tu hija,

de nombre Ayla; y de tu educación lo que exija.

 

En los días grises ser su sol y calma,

aconsejarla con los consejos de tu infancia,

secar sus lágrimas, apreciar su alma;

cuando más te necesite, más sacarás tus armas.

 

Ofrecer más diálogo y menos castigos,

su aprendizaje se fortalece sin prejuicios.

Sois familia, amantes de un amor de hilos;

mamá, papá y una niña creciendo sin filtros.

 

Atardeceres llenos de alegrías,

noches en vela observando su ternura.

Los sueños son luchas que se hacen duras

y los logros de algunos siempre perduran.

 

La familia es la unión de mil cariños,

y vosotros sois amigos del compromiso.

Llenos de un sentimiento de vicio,

en esta batalla vosotros ganasteis el juicio.

 

Le contaréis vuestros errores de críos

para que ella no caiga en los mismos.

Papás, gracias por haberos querido

y haber traído al mundo tal angelito.

 

Llegarán momentos llenos de lágrimas,

la pena se apoderará de vuestra hija,

dejará de sentirse apreciada, querida,

pero lograréis que sonría de nuevo a la vida.

 

Los baches fueron dolorosos, es cierto,

pero la balanza se equilibró pese a todo.

Las malas lenguas son el infierno,

pero la Naturaleza venció al fuego.

 

Y que partan mil rayos a las penurias,

ahora depende de vosotros una criatura.

Niña de una sola piel, de vuestras heridas,

la cicatriz duele menos con ella en la vida.

 

Con una mirada te eriza el bello,

si te agarra el dedo pierdes la noción del tiempo.

Una estrella nació en vuestro firmamento,

que no sea fugaz es el mayor deseo.

 

La familia es la unión de mil cariños,

y vosotros sois amigos del compromiso.

Llenos de un sentimiento de vicio,

en esta batalla vosotros ganasteis el juicio.

 

Le contaréis vuestros errores de críos

para que ella no caiga en los mismos.

Papás, gracias por haberos querido

y haber traído al mundo tal angelito.

 

El mayor regalo de la vida se llama Ayla,

solo ella nos hizo apreciar su alma.

Una estrella trajo luz a vuestra casa,

ahora la oscuridad no se ve tan amarga.

 

Y que partan mil rayos a las penurias,

ahora depende de vosotros una criatura.

Niña de una sola piel, de vuestras heridas,

la cicatriz duele menos con ella en la vida.

 

La familia es la unión de mil cariños,

y vosotros sois amigos del compromiso.

Papás, gracias por haberos querido

y haber traído al mundo tal angelito.