//www.poemas-del-alma.com/

EL QUETZAL EN VUELO

DOS FACETAS DE UN MISMO DOLOR

Sí, es muy cierto lo que ves y lo que te dijeron; las dos versiones que te han dicho de mi asoman todas las noches y no es que tenga dos caras, lo que pasa que nadie tiene porque compartir mi tragedia, como tampoco tienen que soportar los dolores que me causaste. Solo yo, tu recuerdo, mi perro y la guitarra a la que le arrancaste las cuerdas.

 

Dueles, llevo ese dolor por dentro, sangro a través de mis canciones. La poesía es una forma de drenar la sangre que gotea de mi corazón, que invade toda mi vida, pero que quieres que haga, no tengo el valor de desamarrarme las venas o ventilar mi cabeza, A pesar de esto y aquello, pienso que la vida puede ser hermosa y la estoy esperando.

 

Muchas de mis amistades, coleccionan y dibujan sus amores y fracasos en su cuerpo, cada buena o mala experiencia la llevan dibujadas en la piel y dependiendo de la victoria o derrota le asignan un lugar en la geografía de su cuerpo. Dibujar no es lo mío, pero el lienzo donde automáticamente se escriben mis victorias y derrotas es mi corazón.

 

Ahhhh, pobre corazón mío, como ha sufrido borrones y tachones, hay veces que la noche se empeña en iniciar un nuevo epígrafe, pero al no concluir su tatoo, lo borra y lo desecha, después viene otra canción, con el mismo tono, solo le cambian algunas estrofas, pero es el mismo dolor de anoche disfrazada de novedad, pero hace sus trazos y se van.

 

Entonces, el dolor que me causaste no fue novedad, la profundidad del dolor consiste en la tinta imborrable que usaste, no he podido hacer un tache, bórralo, quemarlo o desaparecerlo, está ahí como anuncio de neón, en un cementerio olvidado, donde las tumbas ya no tienen despojos y nadie se acuerda ni quien lloro la partida de ese ser.

 

Ya lo sabes, son dos facetas de la misma historia. Por fuera trato de sobrevivir, canalizar ese sentimiento de dolor que olvidaste enterrar en mi corazón y por dentro voy ventilando y drenando esa angustia y desesperación que me causa el no tener un solo centímetro disponible para dar lugar de reposo a tu dolor y  que descanses en paz.

 

 

 

 

LENNOX

EL QUETZAL EN VUELO