//www.poemas-del-alma.com/

Ludvaldo

SONETO DE LOS TESOROS DE PERLA

Zafiros son tus ojos azulados,

rubíes tus dos labios sugerentes,

márfiles preciadísimos tus dientes

y gemas tus dos pómulos rosados.  

 

Aurífera cascada los alzados

diamantes de tus pechos eminentes

oculta a mis miradas indecentes

y dórate la espalda y los costados.  

 

Más fúlgidos tesoros atesoras

en tu admirable cuerpo, Perla mía,

que un índico sultán en sus palacios.  

 

Beldad que mi codicia desaforas,

esplende más tu excelsa anatomía

que el orbe de los cósmicos espacios.  

 

Osvaldo de Luis