//www.poemas-del-alma.com/

Alejandro José Diaz Valero

Trepando árboles

 

 

Cuando un fruto madura es porque está llegando el final de su tiempo; cuando una persona madura, está comenzando lo mejor de su tiempo.(Alejandro Díaz)

 

 

Un  juego bien peligroso

digno también de recordar

cuando  en árboles frondosos

salíamos al monte a trepar.

 

Todo el recuerdo brota

de una manera clara

cuándo subíamos hasta la copa

trepando de rama en rama.

 

Si el tronco era muy grueso

se buscaba la manera

 con un compañero nuestro

que sirviera  de escalera.

 

El subir hasta la última rama

ya no nos daba ni susto,

contemplábamos el panorama

mientras comíamos frutos.

 

A veces, al no ser prudentes

hubo alguna que otra  fractura,

cuando caíamos por accidente

como una fruta madura.

 

Subir a un palo de guayaba

era un reto de gran proporción

igual si era de níspero,  de naranja

de tamarindo, mango o mamón.

 

Época de aquella infancia

de peligrosas subidas

nos dieron sus enseñanzas

para trepar en la vida.