//www.poemas-del-alma.com/

Ron Alphonso

A unos ojos...

A unos ojos...

 

Niña linda, que te llamas demente...

esa a la que algunos creen loca,

yo en cambio admiro tu mente ágil,

colmada de talento e inspiración brillante,

me asombra el rojo encendido de tu boca

y esos bellos dientes de blanco marfil.

 

Olvida el pasado que amarga tu vida,

dale a tus grandes ojos el brillo,

sigue escribiendo del amor y sus pesares,

mantén bien alta la cabeza erguida,

cual princesa de cuento en su castillo,

corona tus sienes de perfumados azahares.

 

No le ocultes al mundo tus tristezas,

procésalas y deja el tiempo pasar,

sonríe, ríe, lanza al aire carcajadas,

muéstrale a todos tus riquezas,

talentos que no fueron obtenidos al azar,

sino fruto de muchas batallas ganadas.

 

Escribe niña y aunque llueva en tu alma,

nunca pares, ni te derrotes a ti misma,

cuéntale todo a tu cuaderno de poemas,

no permitas que nadie te robe la calma,

ni dejes opacar ese hermoso carisma

regálame tus versos, tus prosas y tus rimas.

 

Ron Alphonso