//www.poemas-del-alma.com/

alicia perez hernandez

DESEOS Y PASIONES DE AMOR...

DESEOS Y PASIONES DE AMOR...

Mi vida es un alboroto 
de pasiones y deseos,
de miedos y angustia
de dudas y fracasos
de olvidos y recuerdos, 
...cuando recuerdo tus noches 
bebiendo de mis pechos su dulce miel.
Cuando te pienso y te siento cerca de mí
alborotando mis ganas de ti.
...Y cuando te amo o te olvido y te dejo ir
o cuando te vas o te quedas sin mí
y dejas mi alma alborotada, 
con deseos de tenerte entre mis sábanas.
¡Quiero amarte tanto, mucho más!
¡Hasta que no te olvide!
besar tus labios para irme y no volver,
quiero recordar todos tus abrazos 
en especial el abrazo de esa noche 
que dibujaste estrellas para mí en mi cuerpo
y se aferró mi cuerpo a tus deseos
y sofocada y apretada contra tu
pecho

nos envolvimos en pasiones y deseos tú de mí, yo de ti,
despertaste pasiones que antes no sentía 
y enredada en el fuego de tus caricias
y tus besos por todo mi cuerpo
en ardentía y hambrientos de amor nos amamos,
cerramos puertas y pusimos candados
a los desvaríos de tenernos toda la noche,
amaneció y entro el sol por la ventana
y tu seguías ahí; junto a mí... y
todavía había fuego en la caldera de tu cuerpo
y las ganas nos dieron rienda suelta. 
Todavía tus labios rozaron mis senos 
y desataste pasiones y deseos de sentirnos,
despertaste un alboroto en mis ganas por ti
eres hombre insaciable!! 
Eres pan para mi hambre y agua para mi sed.
Eres fuego ardiente y en mis brazos te apagaste 
fuimos pasión y deseos de muchas noches
tu me provocaste y me empujaste a sentir  
fuego, ganas y deseos de poseernos,
querías apagar tu pasión en mí y yo estaba para ti, 
sabias que en mí encontrarías calor para tu cuerpo,
soy fuego en la hoguera cuando me enciendo
y en la ardentía de tu cuerpo se junto mi cuerpo. 
Mi vida es un alboroto desde esa noche, ¡Amor!
Una noche que nos encontró para amarnos y tenernos
sin promesas, sin recato y sin olvidos  
Amándonos, teniéndonos y deseando otro encuentro.
siempre tuya, siempre mío ¡Te amo, Amor!

Alicia Pérez Hernández... México 
No es la pluma la que escribe, es el alma.
Todos los derechos reservados©