//www.poemas-del-alma.com/

Azul González

Un barquito y una esperanza

Las hojas de otoño empiezan a caer
el viento imitando tu voz las apila
en la vereda, y cada vez que salgo vienen a mi
me parece que mis pies quieren pertenecer 
y mi totalidad yirar junto a ellas,
volar hacía el charquito
y empapar la quietud,
ver el reflejo del cielo 
y conocer la inmensidad.

Esperar a el barquito de papel
y navegar en él,
ir hasta la puerta de tu casa 
y que aceptes la velada
que tengas colores en tus bolsillos
y dibujemos en el barquito.

Que un niño lo admire
y haga uno igual o muchos más
y aprenda a soñar navegando en la ciudad.
Y las hojas opacas y resignadas
serán excelsas azucenas esperanzadas
que aromatizan y embellecen tu llegada.

®Autor. Azul González