//www.poemas-del-alma.com/

Elizabeth...Sam

Sandro Daniel

Te deseo,
A veces la almohada está demasiado silenciosa,
Las sabanas frías, inertes,
A veces la noche es demasiado vacía, sin luna, carente de vida.
Amanece, y tu nombre es la luz...
Entonces quiero hablarte del miedo a la desilusión,
De lo que duelen con la humedad las cicatrices,
Lo que se siente al tener un pie en el pasado y otro en el futuro,
De lo difícil que es querer vivir en el presente y no poder.
A veces quiero contarte de las locuras que hay en mi cabeza, de las cosas que me dan tristeza, pero no quiero espantarte, entonces hago chistes tontos para llenar los silencios.
Te deseo, porque nunca sentí amor en el sexo,
Porque no quiero acostumbrarme a ser amiga de la soledad, a no sentir nada real por nadie.

No dejaba de escuchar tu voz, imaginando un mundo mejor.