//www.poemas-del-alma.com/

2punto0

La Noche.

 

La noche se hizo más larga, y sin

sueño nos encontramos  

y tú  eras la dueña y  tus

manos fabricaban caricias de sedas    

sedas  ajustadas a mi cuerpo

con ellas tú me vestías,

porque estaba desnudo

y tu boca tan dulce y  loca

entre roces y la húmeda sal se desboca

amontonando trocitos de brazas

por todo mi cuerpo, quitó el frío de mi piel.  

Pero si  vuelve la fiebre o el frío o la sed

prepárame tu mágico ungüento de mujer    

y dame a beber en abundancia otra vez 

 

 

 

Imagen de la Web