//www.poemas-del-alma.com/

MANZANILLA

LOS CIEGOS VERAN, LOS MUDOS HABLARÁN, LOS SORDOS OIRÁN Y LOS COJOS CORRERÁN...

Hay un sol hecho de ternura

una tristeza masticada entre los labios

un ramillete de amargura

te tanto contar los años

como pesa la mañana

vibran los ojos pensando

en lo extraordinario que sería

ver a sus hijos jugando

y el sol de medio día

y los colores de las rosas

y el alegre vuelo de la mariposa

 

La luz despuntará como la aurora

la recuperación será con rapidez

delante de ti  ira tu justicia

y el Poder Divino te mantendrá vivo

florecerá el desierto y brotaran

fuentes de aguas y torrentes

y florecerá la rosa y cantara con júbilo

 

Y veras el azul del cielo

y el vuelo de los gorriones

y un eterno murmullo de colores

y el rostro de tu madre y de tu hijo

la hierba verde de tus campos

verás a Dios en todo lo que hizo

y lloraras de gozo y de esperanza

 

no puede escuchar de la belleza el sonido

ni los azules colores de la música

tiene encarcelado sus oídos

donde el frontón detiene las palabras

mira en derredor todo lo asusta

no tiene facilidad de palabra

porque sus cuerdas no tocan

 

 

LLegará el día

en que los tapones se ronpán

y escuche los sonidos del alba

de los trinos, hermosas melodías

y el mudo grite con alegría

besando y abrazando las palabras

el fuego de la boca

será llama encendida

 

Los cojos y los lisiados

su vida es cuesta arriba

soñando por correr

pasan cabizbajos por la vida

y cuanta envidia le da

ver a los niños correr

y ellos no pueden jugar

 

 

Ya se pueden levantar

y como corzos correrán

llenos de un inmenso gozo

a Dios alabaran 

ya se pueden subir

para coger las estrellas

en un cielo de cristal

coorrerán y no se cansarán

tirando al olvido sus muletas

para toda la Eternidad

 

En el desierto, en la tierra seca

ríos de aguas frescas brotaran

lleno de fuentes y torrentes

que en lagos se convertirán

florecerán cañas y juncos

y los patos cantaran

Todo será nuevo y diferente

habrá amor y paz

lo malo habrá pasado

es la promesa que da Jevová...

 

Unos Nuevos Cielos, y una Nueva Tierra

donde la Justicia habrá de morar....

 

                            ADANS BECMAN Y MANZANILLA.