//www.poemas-del-alma.com/

Javier Ascanio

Humor FĂșnebre

Muchedumbre que me abrumas, hoy derrochas soledad

Verdad, la que se consuma al derredor de aquel mortuorio

Oratorio, pocos que por el muerto sienten piedad

Ansiedad, grandes riquezas, viril fama ¡Es ilusorio! 

 

Llanto desconsolado de la viuda y su gritería

Quería, besar mis labios y darme eterno descanso

Alcanzo, veo la dama que a ratos me entretenía 

Hería, al silencio sollozo y de llanto hizo remanso   

 

El llanto de la viuda, contrastado con el gemido

Temido, el doloroso adiós del amor de quién fenece

Parece, que saberme distante, me hace pan comido

Lamido por la voraz jauría cuyo interés crece  

 

Alguna a un lado, simulando murmurar a mi oído

¡Distraído!.. ¡Descarriado!.. ¡Muchas veces no estuviste!

Cuando tu paloma salía otra calentaba el nido

He querido darte el mío, pero nunca me pediste

 

Los amigos, los compadres y otra torva de deudores

Clamores, exaltación de una bondad desconocida

Torcida queda la historia para mis conocedores

Algunos soban la viuda y otras más a la querida