//www.poemas-del-alma.com/

MAQUIAVELICA

Madrid( Los ojos de Monica)

Tuve la visión un sueño más allá de lo profundo

Donde el frio era absoluto, y la sangre corría por las calles de Madrid España,

Las nubes secas extrajeron las energías del sol y la luna comenzó a tornarse roja escarlata,

Obscuras apariciones ocurrían ante mis ojos ciegos,

Las almas deambulando por los espacios eternos, su llanto traspasaban mis fibras

No hay luces en ningún sendero, la tierra luce podrida con olor a tristeza

Oscilante y temerosa sigo esta obscuridad en penumbra,

Los días han desparecido, la luna parece más inquieta de lo normal

La vida se entre corta con el hilar de una vieja máquina que se escucha a lo lejos,

Los corazones se despedazan ante la pasión que ha matado el hombre,

La plaga avanza entre todos los rincones del alma, se enfría cada vez más mi corazón,

Se ven caer todos los castillos de pureza y las coronas se decoloran ante nuevos monstruos,

Mi esperanza y mi fe se ve como caen el mundo entre las llamas, ha muerto mi compromiso

No basta al hombre de tantas armas, su ego mata el alma eclipsa los corazones

Mirando entre las penumbras de las nubes grises,

Intento buscar eso que más amo, eso que me mantiene con vida, esa esperanza que no ha muerto

Solo escucho carcajadas y una espada que corta de tajo, algunos rostros que sufren y lloran

Solo hay sodomía entre las multitudes que viven adoctrinados,

Fuego, tierra, agua  y aire; los cuatro elementos como jinetes del apocalipsis

Todo comienza caer entre hoyos negros de desdicha, las lágrimas caen como plomo

La ceniza cubre los rostros de los que quedan, mis manos se queman 

No puedo visualizar ninguna estrella, han muerto los firmamanetos,

 sea guía mi corazón con una voz que me llama, late tan aprisa asfixia no poder alcanzarla

Escucho ruidos en todo mi entorno, se asoma todo lo sobrenatural me murmuran,

A lado uno tras otro escucho los truenos con ruidos de tridentes de dioses,

Arde todo el suelo queman mis pies descalzos,

Se esconden  mis ojos para no llorar más, me quema  el alma lo que veo

Escucho a unas Marías rezar,  pero las aves no dejan que entren sus rezos mi cuerpo

Hablan todas a la vez se burlan de mí, no puedo verlas pero sé que están ahí,

Levanto la vista y veo a lo lejos como se queman los animales, siendo combustible de lo letal

Los cielos se apagan; solo se observan las cenizas que caen por doquier,

El mundo muere se escuchan sus quejidos a kilómetros de distancia, no hay lugar para los débiles

Como enemigos del hombre todas las bestias de la obscuridad, muerden y persiguen a los que aun viven

 Se arrojan sobre los despavoridos hombres, los  relámpagos y fuego acaban con todo

La naturaleza tiembla ante el desastre todas las maldiciones hacen morir a la tierra,

Se escucha como cabalgan los corceles  entre las nubes y los cielos

Las bestias salvajes pisan y muerden todo a su paso,

La guerra del hombre ha acabado con todo, las animas tiemblan

Mis ojos no pueden creer tanta crueldad, mi corazón late aprisa

La sangre empapa todos los caminos, las aves carroñeras no vuelan,

La penumbra se alza con trono de gloria, el amor ha desaparecido

Quiero despertar de este final tenebroso, todo estará solo en mi mente,

Mi subconsciente me juega una broma o de verdad está pasando esto,

Vuelvo al inicio hasta donde todo comienza, me veo en los ojos de aquel niño

De raza pura y de sangre y veo como su pureza es tierna y brusca,

La muerte llega en su carroza fúnebre, quien conduce, come sesos y tripas y ruñe los huesos

No hay tumbas solo muertos vivientes, a donde miras los fantasmas deambulan

Temen a la peste que se encuentra instalada en el mundo,

Las bestias más salvajes sobreviven, las mariposas cortan  con sus alas

Y los leones temen de algo que sus ojos ocultan,

Los gallos cantan una melodía agónica, han caído todos, uno tras otro, empalados

El hambre de los leones no es seducida, por los hombres que caminan sin ver

Los aullidos de los perros hacen que me duelan los huesos

Su tristeza es tan profunda, que la muerte huye despavorida

Abro mis ojos y todo parece ser realidad en un mundo que acaba a diario.

 

 

 

 

 

 

 

 

MAQUIAVELICA