//www.poemas-del-alma.com/

Ángel Ladera

22

Ya no sé qué hacer.

Si no olvido moriré.

Tan solo debo recordar ese rostro

si quiero detener la sequía que sufre el mío.

Sin embargo, diluvios no harán posible su regreso.

Se siente mal no poder contemplar

ese rostro del cual hablo,

aquél que no puedo describir debido

a la pobreza del lenguaje humano.

Pero al menos al ver mi reflejo en un vidrio,

puedo sentir que veo a través de sus cristales,

los cuales le permiten a dioses como ella

ver simples mortales

como yo.