//www.poemas-del-alma.com/

Acrenbel

Olvide como huele una rosa...

Al escuchar tus palabras debido a tu falta de personalidad,

Me sentí me sentí… feliz ya que por fin me he dado cuenta,

Me había dado cuenta de que puedo volver a andar,

Camino, ando y ahora puedo empezar a correr.

Los cristales derraman gotas de la lluvia,

Caen como los recuerdos bellos que antes atesoraba,

Caen y desaparecen como los aromas de una rosa marchita,

Por que ahora puedo volver a ser de nuevo el trovador andante.

El príncipe oscuro se ha puesto de pie,

De pie y sus subordinados se alegran en el,

De pie y una luz nos envuelve en endeblemente.