//www.poemas-del-alma.com/

Martín Raviolo

JINETERA !

 

Jinetera de Playa del Este 

donde su hermosura compré 

por un puñado de dólares 

quince días y quince noches 

para amarla y conocer 

su casa y sus costumbres 

cómo viven los cubanos 

sonriendo en la escasez ?

En Cuba poseía un atractivo 

que me hacía turista VIP 

ser de la misma tierra 

de quien el pueblo venera 

de por siempre y hasta siempre 

y simplemente lo llama 

por su apodo argentino... El Che 

 

Junto a ella imité 

las noches de Hemingway 

comenzando a beber 

en La Bodeguita del Medio 

unos mojitos... y varios daiquiris 

en El Floridita después...

Escuchamos las guitarras 

salpicados por las gotas 

de las olas al romper 

sobre el Viejo Malecón...

Son y color de la Isla 

disfrutamos con la Luna

en el Cabaret Tropicana 

cenando a cielo abierto 

en romántica velada 

Vivimos la Habana Vieja 

paseando antiguas calles 

y en la Plaza de la Catedral 

donde una Banda sonaba 

bailando Salsa me hallé...

Moros y Cristianos saboreél 

en la mesa de su cocina 

acompañado con té 

con sus tíos... y un café...

Y en el vetusto caserón 

ruinas de la opulencia 

de los gringos y su poder 

nos amamos noche a noche 

sin vergüenzas... con placer...

en la humedad y el calor 

de una descolorida habitación 

sintiendo estremecer su cuerpo 

y brillar en la penumbra 

la luz de su oliva piel 

 

Llegó el día de partir...

no éramos ya los mismos dos...

aquellos que una mañana 

en una playa de La Habana 

coincidieron en el precio 

de unos días a convivir...

Se buscaron las miradas 

con las manos entrelazadas 

ya no brillaban sus ojos 

ni los míos como ayer...

dejé con el último beso 

un adiós... que no olvidé !