//www.poemas-del-alma.com/

FIDEL HERNANDEZ

ACARICIANDO

“ Tu boca, sedienta

de mi espuma plena de mar,

a mis dedos, ávidos

de tu botón prendido al placer,

vuelve a reclamar.”

F.H.

 

 

Mis dedos…

recorren en silencio

la frágil epidermis de su cuerpo;

se adentran en sus sienes suavemente

peinando hilos con sumo cuidado;

bajan por sus aterciopeladas mejillas,

remontan las suaves colinas de su pecho…

 

Susurro dos palabras…¡te quiero!

 

Mis manos…

otra vez acarician

los mil y un ríos hilos dorados

que manan alegres de su piel de luz de luna.

Callo el silencio con mis jadeos;

hago vibrar el botón de su hermosura;

rompo el silencio con otro silencio…

 

Oculto dos palabras… ¡te amo!