//www.poemas-del-alma.com/

Max Jose Morgan

El beso

Me dio un beso, un beso con sabor a olvido
Un beso resignado a la distancia, a la ausencia, a la soledad
Me dio un beso, el beso que se había guardado para decirme adiós
Para renunciar al amor como se renuncia
a vivir.

Me miró fijamente y me besó y su mirada estába vacía 
Gota a gota la fuente de su amor se había secado
Con la aridez de dos cuerpos que no se tocan
Con el fuego de palabras hirientes, incendiarias.

Me acaricio el cabello y me besó y su caricia me supo a nada
Como beber polvo por agua, como agujas de la vida hincando mi piel
Su caricia era un desprecio, la antesala de un beso muerto
Era un adiós sin nostalgia, nada, solo... Eso.