//www.poemas-del-alma.com/

neosan

Historia: Amor Celestial, Tercera Parte (SVP)

 Tercera Parte: Soy Tu Ángel

 

Mirana, no resistió más, quería volver a ver aquel ser, aquel a quien siempre amo…

Así que tan pronto pudo hacerlo, salió del castillo. ¡Rayos madre que intentas hacer! –grita horseth con desesperación al darse cuenta de ello, saliendo a toda prisa tras de ella.

 

Mientras tanto en la pesadilla esmeralda… Mi señor algo se acerca, le indica la enorme bestia a Kirio.

Así que no pudo detenerla, siempre fue tan inteligente…qué más da, esperemos entonces…

Pero mi señor… descuida Ursoc, está bien, yo también quiero verla…

 

Llega Mirana en un hermoso caballo de viento, al fin te encuentro  –pronuncia Mirana sofocada mientras sonríe.

Gusto en volverle a ver mi bella dama, sigue siendo tan hermosa como la recuerdo,

Mirana intenta acercarse, pero Kirio le detiene de inmediato, aguarda no debes acerarte.

Así que en esto te convertiste amado mío, -dice Mirana mientras ve al monstruo en que se convirtió Kirio.

Lo se…soy Horrible, doy miedo – responde Kirio volteando la mirada.

No…Sigues siendo mi ángel, le responde Mirana mientras sonríe.

 

En eso llega Horseth…¿Madre que estás haciendo?, ¡debemos regresar ahora!

Eres un buen hijo, un buen hombre, valiente, lleno de bondad y amor, como alguien que recuerdo.

Te amo hijo, eres lo que más me importa, y quiero que conozcas a tu padre, que tengas la oportunidad de conocerle, de ser feliz junto a él, como yo lo fui hace tantos años.

 

Él es kirio tu padre, quien me conto todas esas historias que yo te contaba cada noche, por el tú existes.

Horseth desconcertado responde, madre que estás diciendo, ¿qué es lo que piensas hacer?, solo entregar lo que no es mío… -responde Mirana con una sonrisa.

 

Kirio, se queda mirando, cierra los ojos un instante y suspira, en eso responde, No lo permitiré.

Regresen a casa y olvídense de este lugar.

 

Mirana comienza a caminar acercándose a Kirio

Detente Mirana no te dejare hacerlo… ¡no lo hare!…--Grita Kirio con desesperación

 Kirio se envuelve en una esfera verde, que repele energía, pero Mirana sigue avanzando.

En eso reacciona el escudo magno celestial de Mirana… este escudo es tuyo quiero devolvértelo – le indica Mirana mientras sigue avanzando

¡No lo hagas! –vuelve a gritar Kirio

Tú te sacrificaste por mí, ahora yo quiero hacerlo lo por ti,

No lo hagas, debes permanecer junto a nuestro hijo.

No amado mío ahora es tu turno, -responde Mirana sonriendo.

 

El escudo comienza a desprenderse de Mirana…

Kirio con un gran suspiro…No me dejas más opción…

No iba a permitir tal cosa, así que selle el escudo…

Kirio levanta las manos apuntando a Mirana, y pronuncia Mel Menel oio. El escudo vuelve a postraste en Mirana.

La esfera verde desaparece, kirio vuelve a su forma original, siendo tan bello, pero sin alas.

 

Mirana al verle así corre hacia él, ¡amado mío estas libre! .grita Mirana con gran felicidad

Kirio la toma de las manos, se miran fijamente… Tye-mélane oio. Sigo siendo tu ángel, jamás iba a permitir que sufrieras daño, existo para cuidarte, para amarte siempre Mirana…pero ya no tengo más energía, esa fue la última que me quedaba,  -Mirana con una gran preocupación pregunta, ¿Qué pasa amado mío?,

Te amo, quiero que mi amada Mirana viva, brille radiante en el mundo, que lo conquiste con su existencia, infligiendo esperanza al perdido, convirtiendo el odio en amor, con su sonrisa, con sus ojos de estrella, mi Mirana eterna.  cuida bien al muchacho es un poco tonto aun, pero es noble y fuerte.

 

Perdóname, -dice Mirana mientras abraza fuertemente a Kirio

No hay nada que perdonar mi dulce amor, lo que hice lo hice por ti, y lo haría las veces que fueran necesarias, eres lo que más amo, eres tu mi propia existencia, Recuerda amada mía, Tye-mélane oio, brillare para ti siempre en el cielo, siempre estaré ahí diciendo te quiero en cada destello, aunque pasen los años yo te seguiré amando. Te convertiste en mi cielo, en mis alas,  en mi amor celestial…

 

Los cielos comienzan a llorar, se pueden observar ángeles en él iluminando la noche

 

Kirio comienza a desvanecerse en convertirse en esencia de luz, se disuelve de entre los brazos de Mirana, regresando al cielo convirtiéndose en estrella, la más brillante del cielo. Y aun brilla, cada noche destella, con esa promesa de amor eterno, de un amor más allá de las estrellas, un amor celestial…

 

Si miras el firmamento lo veras, ahí está, ese amor celestial, tintinean siempre Tye-mélane oio.

 

.FIN

 

< -- NeoSan -- >