//www.poemas-del-alma.com/

Samuel Santana

La loca

(Para Catalina la del pueblo)

Con el pelo rizo,
descalza y las
manos mugrientas,
ella caminaba como
flotando en el aire.

El camino se
llenaba del olor
de las flores
que cortaba
en los jardines ajenos.

Aunque vivía ajena
a la realidad del mundo,
nadie como ella
tenía tanta belleza.

Pero era salvaje,
peligrosa y
solo jugaba
con las mariposas.