//www.poemas-del-alma.com/

diego leonardo

No tengo un camino sino una frecuencia.

Entro en una pantalla
y mi
recuerda muchas veces anteriores,
frecuencias determinadas por azares.

Se enciende la llama del cigarro
y en mi mente se prende una hoguera
para millones de indigentes,
iniciada por una neurótica minúsculidad 
que sale de la media
bladiendo una idea afilada como desparramante,
amenazando nacimientos,
anunciándolos.

asdasdasdasdasdasdasdasdasd
he visto tantas veces esas imágenes
y allí siguen latentes,
repeticiones me llaman
para componerme,

  no soy más 
solo canciones. 

verdes como tus ojos,
mentira!
se me cayó el piso encima.
turum!

No tengo un camino sino una frecuencia

esto de escribir poesías
anuncia también melodías
y es de todos los días alejarme
del tono.

Mandala.
antes iba a ser más grande?
no es importante.

seguro nos pasamos tardes 
en lo mismo.

aunque estemos lejos del centro de la matemáticahermosura
()

(poner aquí una imagen)
locura
arte al centro de la médula de la cintura del verbo
conspiración a medias en una tarde nublada.

me alejo , me elevo y me expando
aunque no lo creas.
 
ojos atolondrados
aparecerán muchos días
y no serán suficientes.

tu también tienes todos tus momentos
y es eso...
muletillas adornadas por dragones que como enredaderas caen llenas de hojas,
semillas son ojos,
ojos rojos,
abiertos y cojos,
que cursi
en mi todo esto
que cursi todo,
que romántica es la matemática.

y en lo que me repito soy más yo
mi música interna se emociona
pero afloja
por las vueltas locas y consternantes en múltiples repeticiones

cada vez más veloces
cada vez más breves
*     *     *     *
*     *     *     * 
rugen aún en los sueños acalorados

(poner aquí ninguna conclusión.)
:)