//www.poemas-del-alma.com/

Eduardo

Tarde lluviosa.

Tarde lluviosa,

de una noche que espera

un insomnio gris,

de campanas que cantan verde

y aveces cantan negros latidos

de un corazón que se las ha arreglado,

para caminar aún en medio de tortuosos

caminos;

en esta espesa neblina

yo dibujo un plano,

de una estructura que se levanta

poco a poco,

en medio de una lluvia

que duele y limpía.