//www.poemas-del-alma.com/

El Corbán

¿ESTOY GORDA?

¿estoy gorda? Preguntaste

Y una encrucijada armaste,

Pues lo que responda no importa

Y mi mente a salvarme me transporta.

 

¿Qué te respondo mi amor?

Si dijese que “sí” causaría un terrible sinsabor,

Si dijese que “no” de mentiroso me tildarías

Inconsciente e hipócrita me dirías.

 

¿Qué hago mi verduga princesa?

Si al mirarte al espejo te ves obesa,

Mi mente me invita a pensar con delicado detenimiento

Y rapidez, para que no sientas que te invento un cuento.

 

Mi amigo, si una mujer te hace esta pregunta

Recuerda que muchos sentimientos adjunta,

Pues la interrogante demanda más que una corta respuesta

Y tampoco, por salvarte, emitas contestación deshonesta.

 

Allí la sabiduría de salomón necesitas

Si no tu amor desacreditas,

¡Ella espera de ti una demostración de afecto!

Pues recuerda que tú eres, de su amor, el arquitecto.