//www.poemas-del-alma.com/

Manuel Di Avantis

La inspiración se llama \"expiración\"

Perdida, vaga errando, inspiración.

Cogió sus cosas, fotos y recuerdos.

De madrugada, sigilosa, se fue.

No me dejó nada, ninguna nota,

tan solo una calavera en mi almohada.

 

Versos heridos de muerte.

Dardo que esquiva mi suerte.

Presumí ser quién no era,

la inspiración, me abandona...

 

Burda rima que se escapa

entre dos, fríos pulgares.

Siempre fría.

Siempre distante.

 

Mis oidos naufragan, buscan acariciar

al alma errante que navega mi subconsciente.

Cuando la juventud, se posa sobre tu mano

cuando, tú,  animal la abofeteas de marrón.

El haber rozado, con la punta de mis dedos,

un ocaso fumado por la pipa de un chimpancé.

 

Ciudades quedando atrás

a la velocidad, de tu luz.

Sueños, sonrisas tiradas

al baúl contenedor.

Así,  un barrendero halló,

el libro de su cordura.

Hediondo, infravalorado.

 

El reflejo de nuestro entero mundo.

Mentiras disfrazadas de blanqueo

dinero que no llueve del cielo,

tuberías podridas por el miedo

sueños que mueren por el fregadero.