//www.poemas-del-alma.com/

Inexistente

La oscuridad de las luces.

Lo único que crece en la oscuridad
                                            son las luces,
las sombras se refugian
en la llamarada que apaga la noche.

Yo me recuesto sobre sus sábanas,
y no hay luz que ciegue mi vigilia,
                                             las palabras
                                             van saliendo

                                             cual duendecillos
de debajo de mi lecho.

Con risillas
van subiendo una a una 
                                             y eureko.

Disimuladamente me encantan,
me hacen dormir en el país
                                             de una musa
                                             (no es Alicia

                                             en el país de las maravillas)
                                             que libertina pajarilla
                                             se sacude de rimas y medidas,
aún cuando la consonancia
no sea… su preferida avenida.