//www.poemas-del-alma.com/

El Silente Vagabundo

Expedición

Recorro pavorido, selva austera;
reposo hallo en tus praderas de lirio;
Invítenme tus lunares, con brío
al aroma de tus hebras, pantera.

 

El maná de tus pozos, mi sed calma;
Tus valles aventuro sin temor;
Pliegues carmesí, que arrullan el alma;
Tornan conquistado, al conquistador.

 

Piérdase mi fuego en tu tez, amada;
Sea este deseo, la coartada;
Arda el furor en tus grutas, divino.

 

Y si llegase la muerte, cual frío
Deseo, en tus planicies, mi morada:
En la gloriosa humedad de tus ríos.